Según los datos de la Agencia Tributaria, correspondientes al año 2017 el número de trabajadores que se trasladaron de comunidad autónoma por motivos laborales durante ese año ascendió a 125.487 personas, un aumento del 14,8% sobre el año anterior. Se trata del mayor crecimiento en una década, cuando el boom inmobiliario propiciaba que casi 250.000 trabajadores hicieran las maletas en busca de un empleo mejor.

Los datos muestran que los ciudadanos de las autonomías con más paro se trasladan a las más dinámicas: Madrid, Cataluña y Baleares.

Los trabajadores de las comunidades con una mayor tasa de desempleo, entre las cuales se encuentra Andalucía, son atraídos por aquellas regiones más prósperas, pero este fenómeno se está acelerando con la recuperación económica. Aunque aún queda lejos de los niveles de los años del boom inmobiliario.

Los datos demuestran que los grandes flujos migratorios se producen desde Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Castilla y León hacia Madrid, Cataluña y Baleares. Estas tres últimas comunidades son las únicas que presentan un saldo migratorio neto positivo, es decir la diferencia entre llegadas y salidas de trabajadores.

La fortaleza de la recuperación económica y la eclosión del turismo también provoca que Andalucía reciba un buen puñado de trabajadores procedentes de otras regiones, aunque el saldo final es negativo para nuestra comunidad.

En términos comparativos, España siempre ha tenido una movilidad interregional baja. La propensión de los españoles a comprar vivienda y el apego a las redes familiares han contribuido a este fenómeno, pero las elevadas tasas de paro en algunas comunidades están favoreciendo la movilidad, aunque sería preferible que esas comunidades fueran capaces de generar empleo dado que tienen un paro más alto.

Dentro de las autonomías de donde salieron más ciudadanos en busca de un mejor trabajo se encuentra Andalucía, con 20.402 personas. Muchas de estas personas son jóvenes puesto que la mitad de los empleados que salen de Andalucía tiene entre 26 y 35 años, según los datos oficiales.

Para conocer mejor a dónde van los andaluces a trabajar cuando salen de nuestra comunidad y quienes vienen a Andalucía desde otras comunidades a ganarse la vida, hemos analizado los datos suministrados por la Agencia Tributaria, y estás son las conclusiones más significativas:

1.- Los movimientos de salida y salida de trabajadores/as desde Andalucía han sido los siguientes en el año 2017:

Destino de la emigración laboral andaluza por comunidades (*)
Aragón 656
Asturias 189
Baleares 1758
Canarias 1361
Cantabria 153
C. La Mancha 960
C. León 691
Cataluña 3315
Extremadura 544
Galicia 434
Madrid 7631
Murcia 1084
La Rioja 113
C. Valenciana 1513
TOTAL 20402

 

(*) Al ser datos de la Agencia Tributaria de excluye la información sobre País Vasco y Navarra, por disponer estas comunidades de Agencia Tributaria propia.

Origen de la emigración laboral andaluza por comunidades (*)
Aragón 375
Asturias 182
Baleares 583
Canarias 750
Cantabria 130
C. La Mancha 1036
C. León 702
Cataluña 1841
Extremadura 790
Galicia 433
Madrid 3043
Murcia 664
La Rioja 78
C. Valenciana 1228
TOTAL 11835

 

(*) Al ser datos de la Agencia Tributaria de excluye la información sobre País Vasco y Navarra, por disponer estas comunidades de Agencia Tributaria propia.

Saldo migratorio neto de Andalucía respecto al resto de comunidades (*)
Comunidad Llegadas a Andalucía Salidas de Andalucía Saldo (+/-)
Aragón 375 656 -281
Asturias 182 189 -7
Baleares 583 1758 -1175
Canarias 750 1361 -611
Cantabria 130 153 -23
C. La Mancha 1036 960 76
C. León 702 691 11
Cataluña 1841 3315 -1474
Extremadura 790 544 -246
Galicia 433 434 -1
Madrid 3043 7631 -4588
Murcia 664 1084 -420
La Rioja 78 113 -35
C. Valenciana 1228 1513 -285
TOTAL 11835 20402

 

(*) Al ser datos de la Agencia Tributaria de excluye la información sobre País Vasco y Navarra, por disponer estas comunidades de Agencia Tributaria propia

2.- La emigración laboral andaluza sigue las pautas generales de la mayoría de comunidades, es decir, el destino principal de estos trabajadores/as son por este orden, las comunidades de Madrid, Cataluña y Baleares.

3.- La emigración a Madrid y Cataluña tienen un perfil heterogéneo en cuanto al tipo de ocupaciones, que van desde titulados universitarios a empleados de la hostelería y el comercio, sin embargo, este perfil se vuelve más homogéneo en la emigración a comunidades eminentemente turísticas como Baleares, Canarias, Valencia o incluso Murcia.

4.- Existe una tendencia general en cuanto a los movimientos de trabajadores/as consistente en la concentración de los desplazamientos en las comunidades del litoral mediterráneo, Madrid y las islas Baleares y Canarias. Es decir, un despoblamiento de la España interior y una concentración importante en un número reducido de comunidades. Se confirma así la dinámica de despoblamiento de la España interior, que según datos del Gobierno español, ha llevado a una situación en la cual el 30% del territorio español acumula el 90% de la población, mientras que el 70% restante sólo es ocupado por un 10% de la población total.

5.- Andalucía, pese a ser una comunidad eminentemente exportadora de trabajadores/as al resto de España, también es una importante receptora de trabajadores/as procedentes de otras comunidades, siendo aquellas comunidades que mayor número de andaluces reciben las que también son el origen del mayor número de trabajadores/as que llegan a nuestra comunidad, especialmente Madrid y Cataluña, este movimiento obedece a dos factores que se producen simultáneamente, el retorno de emigrantes a Andalucía procedentes de esas comunidades y la llegada de trabajadores/as de esas comunidades más ricas, atraídos por el dinamismo económico de zonas concretas de Andalucía, especialmente la zona litoral.

6.- Andalucía, pese a su condición de exportadora de mano de obra, tiene un saldo migratorio ligeramente positivo con comunidades limítrofes con menor dinamismo económico como Extremadura o Castilla La Mancha. Esto significa que nuestra comunidad, por su tamaño y su dinamismo económico en algunas zonas de la misma, especialmente en zonas litorales, es también un lugar atractivo para trabajadores/as de otras comunidades autónomas cercanas menos dinámicas.

Fuente: Agencia Tributaria

Autor: José Antonio Fernández Navarrete.