Uno de los impuestos que debemos tributar a la hora de ejercer una actividad empresarial o profesional es el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Los tipos impositivo en el IVA en España, a día de hoy, son tres: el general (21%); el reducido (10%); y el  superreducido (4%), que es el que encontramos en los productos de primera necesidad.

En nuestra legislación encontramos algunas actividades que están exentas de dicho impuesto y, por tanto, es necesario conocerlas tanto a la hora de constituir nuestra empresa como a la hora emitir facturas y liquidar este Impuesto. A continuación, enumeramos estas actividades:

  1. La formación, impartida tanto en centros privados como públicos, si las materias se encuentran recogidas en los planes de estudio.
  2. El servicio que prestan profesionales de la sanidad y médicos a personas físicas. Por ejemplo actividades como Odontología, Oftalmología, Fisioterapia, etc.
  3. Los derechos de autor prestados por escritores, artistas plásticos y colaboradores gráficos y literarios.
  4. Servicios de mediación para personas físicas en operaciones financieras que estén exentas.
  5. Operaciones relacionadas con seguros, reaseguros y capitalización.
  6. Venta de sellos de correo.
  7. Servicios que prestan Notarios en operaciones financieras exentas.
  8. Arrendamiento de viviendas y la entrega de terrenos rústicos, además de segunda y ulteriores entregas de edificios.

 

Autora: Mª Ángeles Salguero Gil.