Cada vez más las empresas recurren a canales de distribución online ya que son consciente de que el comercio electrónico se ha consolidado como una de las vías utilizadas por las empresas para ampliar su negocio y dar a conocer su marca y productos en la red.

Los principales usos para el comercio a través del correo electrónico o de mensajería instantanea serán: Oferta de productos a través de la publicidad o las webs,  Distribución de productos de forma electrónica como puede ser la venta de programas informáticos, servicios previos a la venta como pueden ser búsqueda de información para la realización de estudios de mercados previos a lanzamiento de un nuevo productos o servicio y servicios posteriores a la venta como medida de fidelización.

¿qué debe contener el mensaje?

  1. Se tiene que identificar a través del mensaje a la persona o empresa que realiza la comunicación comercial. En este sentido, además, se tiene que facilitar la puesta en contacto del usuario con la empresa, con un número de teléfono o dirección de correo postal o electrónica.
  2. Sólo se permiten las comunicaciones comerciales si el destinatario lo ha solicitado de forma expresa o bien tenga contratos comerciales previos. Para recabar el conocimiento expreso podernos hacerlo de dos maneras tal y como indica la norma reguladora:
  • En el marco de un procedimiento de contratación o suscripción a algún servicio que tenga lugar vía web y en el que el destinatario deba facilitar su dirección de correo electrónico, incluyendo en las condiciones generales de contratación una cláusula sobre el consentimiento del destinatario a la recepción de comunicaciones comerciales y solicitando su aceptación junto con el contrato, o bien formulando una pregunta concreta al usuario sobre si acepta el envío de comunicaciones comerciales.
  • Ofreciendo a los usuarios la posibilidad de facilitar su dirección de correo electrónico para recibir información sobre los productos o servicios ofrecidos por la empresa mediante un mensaje y un formulario tipo incluido en su página de Internet.
  1. Siempre la empresa debe ofrecer al destinatario de la información la posibilidad de revocar el consentimiento u oponerse al tratamiento de sus datos, tanto en el momento de recogida de los datos como en cada una de las comunicaciones comerciales que le dirija.

 

 

normativa comunicaciones