La tarifa plana, introducida en 2013, es una medida que desde que se instauró ha contribuido no sólo al aumento del número de autónomos sino también a iniciar la actividad como tal con mayor holgura pues básicamente consiste en el pago de una cantidad mensual reducida a la Seguridad Social durante un tiempo previamente establecido. También tiene sus detractores pero en ello no vamos a entrar en este post, será objeto de otro posterior.

En Enero de 2018 se produce una ampliación del primer tramo de esta bonificación de los seis meses vigentes hasta ese momento, a un año. Durante este período la cuota a pagar eran 50 euros. Pero en 2019 las medidas establecidas por el Gobierno vienen a encarecer la cuota señalada.

Como hemos comentado la tarifa plana consiste en el pago una cantidad, antes 50 euros y ahora 60 euros (ahora veremos los motivos de este incremento) en lugar de la cuota mínima actual que asciende a los 283, 30 euros, que es lo que paga cualquier autónomo consolidado.

Inicialmente se aprobó solo para menores de 30 años, pero la reacción entre el colectivo de autónomos no se hizo esperar y finalmente tras un período de esta forma se amplió a todos los nuevos autónomos que cumpliesen con unos determinados requisitos claro está. También es de reciente implantación, Agosto de 2018, la ampliación de la tarifa plana de uno a dos años durante el primer tramo para nuevas altas de autónomos empadronados y que realicen la actividad en municipios de menos de 5000 habitantes, lo cual supone un estímulo a la creación tejido productivo en localidades pequeñas que adolecen del mismo.

Para ser beneficiario de la tarifa plana, una vez comprobado que se cumplen los requisitos exigidos para ello, hay que solicitarlo en el momento del alta, esto es una novedad de este 2019.

Hemos comentado que para acceder a la tarifa plana es necesario cumplir con una serie de requisitos, esto son: no haber estado de alta como autónomo en los dos últimos años, que serían tres si se ha disfrutado anteriormente de esta bonificación  o cinco en el caso haber estado de alta como autónomo colaborador.

Tampoco es de aplicación la tarifa plana a administradores de una sociedad, miembros de la Iglesia Católica y autónomos colaboradores. Una vez comprobado todo esto, la aplicación de la Tarifa Plana quedaría a criterio de la Tesorería General de la Seguridad Social.

La tarifa plana para el primer tramo de un año, en 2019, experimenta un incremento con respecto a los 50€ del año anterior, pasando a 60€, siempre y cuando se elija la base mínima de cotización que en 2019 es de 944, 40 euros. En caso de que se decida cotizar por una base superior la bonificación sería del 80%. Este encarecimiento se explica pues ahora se incluye las coberturas por contingencias comunes (51,50 euros) y las contingencias profesionales (8,50 euros) quedando excluido el cese de actividad y la formación profesional. Una vez transcurrido los primeros 12 meses, que serían 24 meses para los autónomos de municipios de menos de 5000 habitantes, el siguiente tramo de seis meses la cuota se situaría en torno a los 141,65 euros (equivalente al 50% de bonificación)  y el tercer y último tramo la cuota ascendería a 198,31 euros (equivalente al 30% de bonificación).

Además de los autónomos de municipios de menos de 5000 habitantes hay otros casos particulares que vamos a señalar. Se trata de las personas con discapacidad reconocida igual o superior al 33% y víctimas de violencia de género o terrorismo que disfrutarían de 12 meses a 60 euros (80% de bonificación ) y 36 meses a 141,65 euros (50% de bonificación en la base de cotización).

Si se trata de madres que se incorporan a la actividad laboral después de su baja por maternidad, cuentan con dos años para beneficiarse de la tarifa plana de 60 euros durante los doce primeros meses. Para tener derecho a la bonificación tras la maternidad es necesario que la autónoma haya causado baja previamente tanto en Hacienda como en Seguridad Social.

Para aquellos que se dieron de alta en 2018 y que venían disfrutando de la tarifa plan de 50 euros, ahora en 2019 pagarán 60 euros pues la cotización por contingencias profesionales se convierte en de obligado cumplimiento.

Esperemos que este resumen os pueda resultar de utilidad, las cosas no paran de cambiar y hay que estar atentos a las modificaciones que se producen. Parece que la tarifa plana tiene sus días contados, pues el colectivo de autónomos está exigiendo la cotización en función de los ingresos, pero de momento esto es lo que tenemos.

Autora: Francisca Castro Yépez