Al igual que las grandes entidades financieras, cualquier empresa propietaria de inmuebles con dificultades para su venta en el mercado actual, aún muy influenciado por los efectos de la crisis inmobiliaria de años pasados, puede mejora la rentabilidad de estos bienes inmobiliarios siguiendo los siguientes pasos:

1.- Buscar un comprador interesado en adquirir los inmuebles, pese a su pérdida de valor, aunque sea con grandes rebajas iniciales en el precio de venta.

Normalmente estos compradores suelen ser inversores profesionales del sector, es decir fondos de inversión o similares.

2.- Las ventas de este tipo de inmuebles se suelen realizar con descuentos que pueden ir desde el 25% al 45% del valor de compra de los mismos, aunque hay que tener en cuenta que, si se ha realizado una adecuada política de amortización de la depreciación sufrida por dichos inmuebles, el valor contable del inmueble en el balance de la empresa y el precio de venta no deben diferir en exceso.

3.- Para animar a la venta y hacerla más atractiva al posible comprador, el acuerdo de venta debe ir asociado a otro acuerdo de constitución de una sociedad conjunta entre la empresa vendedora y compradora para la posterior comercialización de los inmuebles, bien a través de la venta o del alquiler residencial o vacacional.

Con esta nueva sociedad, la empresa compradora ve disminuir el riesgo de la operación al constituir una sociedad conjunta con la empresa vendedora, cuyo capital social estará constituido en parte con el desembolso previamente realizado por el comprador para adquirir la propiedad de los inmuebles. De esta forma, los riesgos de la comercialización, como el acondicionamiento necesario de algunos inmuebles para su comercialización serán compartidos.

Y la empresa vendedora, al constituir esta sociedad conjunta de comercialización, consigue unos beneficios adicionales procedentes de la comercialización de sus propios inmuebles una vez vendidos a un tercero, de tal forma que consigue rentabilizar dichos inmuebles más allá de su venta.

Autor: José Antonio Fernández Navarrete