La nueva normativa de emisiones hará que el coste de los nuevos vehículos matriculados a partir de septiembre de 2018 incremente como consecuencia de la subida del impuesto de matriculación.

crece

A partir del 1 de septiembre todos los coches de nueva fabricación tendrán que estar homologados por la nueva norma de emisiones de la Unión Europea, la WLTP.

¿Qué es el WLTP?

Es una nueva norma diseñada para medir el consumo teniendo en cuenta un comportamiento realista del vehículo y del conductor que entró en vigor en septiembre de 2017 sustituyendo a la norma NEDC, que estaba vigente desde 1992.

Las siglas WLTP corresponden a Worldwide Harmonized Light-Duty Vehicles Test Procedure o Procedimiento Mundial Armonizado para Ensayos de Vehículos Ligeros. El WLTP describe un nuevo método para determinar el consumo de los vehículos y sus emisiones de CO2 que se basa en datos de conducción reales. En el futuro ayudará a simular una conducción más realista y por lo tanto a obtener unos datos mucho más fiables.

Se trata de una medición más exacta que ofrece cifras más reales y ajustadas a la utilización del vehículo. Así, un coche nuevo homologado a partir del 1 de septiembre reflejará que contamina más que los mismos modelos que se lanzaron bajo la normativa anterior, la NEDC.

¿Qué es la NEDC?

El ciclo NEDC era la norma aplicable a todos los turismos y vehículos comerciales ligeros. Lo introdujo la Unión Europea en 1992 para determinar el consumo de combustible, las emisiones específicas de un vehículo y proporcionar valores comparables.

La diferencia de las tasas de emisiones resultantes de la aplicación de la nueva norma WLTP o la anterior norma NEDC, rondan entorno al 20%. Así, el nuevo método de homologación hará que los resultados de las pruebas den cifras mayores de consumo en prácticamente todos los vehículos, lo cual supone un problema para la mayoría de las marcas debido a que muchos de sus coches subirán de tramo en el impuesto de matriculación y su precio de venta se verá afectado. Para los coches que ya circulan este cambio de nroma no tendrá ninguna consecuencia.

¿Por qué se cambia la manera de medir las emisiones?

La Unión Europea busca reducir las emisiones de los vehículos hasta los 66,5 gramos de dióxido de carbono por kilómetro en 2030. La regulación NEDC llevaba en vigor desde 1980 y ya se había quedado obsoleta para garantizar este objetivo.

¿Serán más caros los coches a partir de septiembre de 2018?

La WLTP sí repercutirá en el precio final de muchos vehículos. Con la antigua normativa NEDC, en torno al 75% estaban exentos de pagar la tasa de matriculación, un impuesto que se abona una única vez y depende de las emisiones de los vehículos. Con la WLTP las cifras del consumo serán más elevadas, por lo que más coches tendrán que pagar el impuesto de matriculación, que viene determinado por la contaminación del coche. También algunos modelos de los que ya abonaban el impuesto de matriculación, tendrán que pagar más cantidad. Este cambio va a provocar que se encarezca el precio de los coches entre 700 y 1.000 euros.

¿Cuánto cuesta el Impuesto de Matriculación?

En 2017, la recaudación de este tributo alcanzó los 390,2 millones de euros. Con la nueva reglamentación de emisiones, la recaudación de este impuesto aumentará, ya que el número de coches que antes estaban exentos de pagar se va a reducir. Con la normativa anterior, solo el 25% de los vehículos tuvo que abonar este impuesto. Se estima que entre el 10% y el 20% de los coches que actualmente estarían exentos de pagar el impuesto de matriculación, pasarían a pagarlo a partir del 1 de enero, cuando entra en vigor de manera plena la WLTP.

Hay automóviles que no tienen que abonar el impuesto independientemente de sus valores de emisión de CO2, como los vehículos para minusválidos o los taxis. En otros casos, se tiene derecho a una deducción del importe, como en el caso de las familias numerosas y las autocaravanas, con deducciones de un 50% y un 30% respectivamente.

Desde 2008, el Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte (IEDMT) establece cuatro franjas de pago dependiendo del consumo de combustible del vehículo, y por tanto de lo que contamine:

1.- Aquellos coches cuyas emisiones de CO2 sean menores o iguales a 120 gramos por kilómetro, están exentos de pagar el impuesto.

2.- Los que se encuentren entre 120 gramos y 160, tendrán que pagar un 4,75% del valor del vehículo antes de impuestos.

3.- Si se encuentra entre los 160 y 200 gramos de dióxido de carbono por kilómetro, el gravamen es del 9,75%.

4.- Por último, los coches más contaminantes, de emisiones mayores o iguales a 200 g/km de CO2, tendrán que pagar el 14,75%.

¿Qué ocurre con los coches ya matriculados?

La nueva normativa no afecta a los vehículos ya matriculados, ni tampoco tiene que ver con el impuesto de circulación.

¿Qué pasará con los vehículos que no se han vendido antes de la nueva normativa?

A partir del 1 de septiembre solo se podrán matricular los vehículos homologados con el nuevo ciclo WLTP. Sin embargo, la legislación concede la posibilidad a las marcas de vender un 10% del volumen anual con la homologación antigua. Excluyendo ese 10%, los coches con homologación NEDC que no se vendan antes del 1 de septiembre, deberán ser automatriculados para su posterior venta, como coches de segunda mano de Kilómetro 0, algo que rebajará su precio. Es por ello por lo que durante el verano los fabricantes han realizado campañas de descuentos elevados para poder deshacerse del stock de vehículos antes de septiembre. Ningún vehículo que no haya sido homologado según la norma WLTP el 1 de septiembre de 2018 podrá ser comercializado como coche nuevo en la UE.

¿Cómo afecta esto a los empleos de la industria del automóvil?

En principio no debería afectar a los empleos de este sector, es solo cambiar el tipo de pruebas a realizar a los nuevos vehículos. Sin embargo, una empresa tan importante como Volkswagen Group, anunció en junio que retrasaban la producción de 250.000 automóviles para evitar excesos de stock. Así pues, en función de las diferentes estrategias de cada marca, se han producido pérdidas de empleo en el sector, aunque las mismas se suponen que deben ser temporales y sólo fruto de esta nueva coyuntura normativa.

¿Cómo han reaccionado las ventas del sector ante los nuevos cambios que se avecinan?

Los concesionarios han llevado a cabo ofertas para poder dar salida a los vehículos nuevos antes del 1 de septiembre, esto ha hecho que las ventas de vehículos en el mes de agosto de 2018 se hayan incrementado en un 58% respecto al mismo mes del año 2017.

Autor: José Antonio Fernández Navarrete.