A menudo se habla de marca como una actividad empresarial importante, pero la marca es una de esas palabras que se usa por casi todo el mundo, pero nadie entiende lo que significa realmente. Cuando los expertos hablan de marca, no se limitan a un nombre, un dominio o un bonito logotipo.

Es importante entender que “Marca” es una respuesta emocional colectiva hacia un producto o servicio; es la percepción que se tiene de una empresa. La marca es un “intangible” que se refiere a toda la empresa, lo que hace, lo que representa, y en lo que la compañía cree.

Los expertos señalan que pese a su transcendencia, pocas son las que invierten recursos y tiempo adecuadamente.

Para facilitar esta labor os acerco estos cinco consejos de inicio para cimentar vuestra marca, ganaros la lealtad de los clientes y construir una buena relación con vuestros “stakeholders”.

  1. Define tu marca, crea Identidad. Debes responderte en una simple frase a preguntas como ¿Qué hace tu producto? ¿Por qué debería alguien comprarlo?, ¿Cómo se resuelve el problema de tus clientes?, será el mantra que luego comunicaremos.
  2. Cuida de tus clientes. Cimentar la confianza y lealtad entre tus clientes con una marca honesta y buen servicioNo hacer promesas que no son alcanzables, se fiel a los valores que representas y no perder de vista quienes sois como empresa.
  3. Sea firme con tu distintivo de marca. Tu identidad de marca se asociará con elementos visuales -colores, fuentes, composición-, mediante los cuales se te distinguirá en el mercado. Las decisiones que tomes sobre estos elementos deben permanecer constantes a lo largo de su desarrollo visual y tener claro los aspectos que definen su identidad ante de su comunicación. Todo esto ayuda a crear un vínculo de confianza y familiarizar tu marca.
  4. No imitar las grandes marcas. Un error habitual al estudiar la competencia es imitarla y convertirte en una empresa más como ellas para atraer público. Los clientes siempre valoran la individualidad y autenticidad, por lo que forjar tu propia identidad nicho y convertirte en único y relevante es importante.
  5. Cuenta con profesionales. La marca es mucho más que crear un logotipo por lo que no es aconsejable hacerlo todo por sí mismo. Aunque puede parecer costoso no es mala idea a largo plazo contar con expertos.

El proceso de desarrollo de la marca no tiene que ser intimidante ni costoso, pero tampoco subestimarlo. Contratar o contar con personas formadas ayuda a establecer las bases firmes de una marca fuerte además asegura invertir lo preciso hacia el éxito de la misma. Una marca fuerte y bien desarrollada es la que gestionará los pensamientos y sentimientos de los clientes que atiende y la que ellos desean. Si esto no lo consigue transmitir tu marca entonces debes averiguar qué es lo que estás haciendo mal