El pasado 29 de diciembre de 2018 se publica en el BOE el Real Decreto Ley 28/2018 para la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes en materia social, laboral y de empleo. Tras su publicación entran en vigor algunas reformas relevantes que afectan a los contratos de formación y aprendizaje, así como cambios importantes en cuanto al tema de las bonificaciones en diferentes modalidades contractuales.

De esta forma, a  partir del 1 de enero de 2019, y tras el mantenimiento progresivo de la tasa de desempleo general por debajo del 15%, se confirma el fin de la aplicación de las bonificaciones para aquellos trabajadores afectados entre 25 y 30 años, no siendo posible su contratación a través de esta modalidad.

Por lo tanto, al estar condicionada la edad a la tasa de desempleo inferior al 15%, la edad permitida para un contrato de formación tiene como límite ahora los 24 años de edad, inclusive manteniendo este contrato las mismas bonificaciones que hasta el 31 de diciembre de 2018 se venían disfrutando.

El contrato para la formación y el aprendizaje tiene por objeto la cualificación profesional de los trabajadores, en un régimen de alternancia de actividad laboral retribuida en una empresa, con actividad formativa recibida en el marco del sistema de formación profesional para el empleo (Certificados de profesionalidad)  o del sistema educativo (Título de Formación Profesional) desarrollado en el Real Decreto Ley 3/2012 de 10 de febrero.

La formación relativa a los contratos de formación y aprendizaje se puede realizar en modalidad presencial o teleformación pudiendo impartirse solamente por centros de formación acreditados o centros educativos autorizados por la administración competente.

En relación a la actividad laboral es importante destacar que las funciones desempeñadas por el trabajador deben estar totalmente relacionadas con la formación desarrollada. El objetivo es que el trabajador obtenga una cualificación basada en un conocimiento teórico y práctico. El trabajador realizará la formación vinculada a su contrato de formación en horario laboral para lo que dispone de 2h (aproximadamente el 1r año) diarias para su realización.

Los requisitos que tiene que cumplir el trabajador para poder acogerse a un contrato de este tipo son varios. No pueden contar con la cualificación necesaria para acceder a un contrato en prácticas y tener una edad comprendida entre 16 y 24 años  salvo determinados colectivos para los que no hay límite de edad (personas con discapacidad, colectivos de exclusión social en empresas de inserción y alumnos de Escuelas-Taller, Casas de Oficio Talleres de Empleo y Programas de Empleo-Formación).

La duración de los contratos de formación se establecerá según convenio, el período mínimo será de 6 meses. Si no se especifica, por defecto se aplicará la norma general de 1 año, prorrogable a hasta 3 años. Se podrá llevar a cabo hasta dos prórrogas a ese contrato de formación para poder agotar la duración máxima, pudiendo hacerse por periodos de 6 meses.

Si el trabajador cumple la edad máxima durante la realización del contrato de formación y aprendizaje se le podrá  formalizar la prórroga, ya que el requisito de la edad se debe cumplir en el momento de celebrar el contrato inicial. Asimismo, las prórrogas de contratos tramitados con anterioridad a la publicación del RDL antes mencionado no se verían afectadas .

La actividad laboral del Contrato de Formación y el Aprendizaje deberá estar, como ya hemos comentado,  relacionada con el puesto de trabajo que se ocupa y será como máximo el 75% durante el primer año y el 85% durante el segundo y tercer año. En cuanto a  la parte formativa, no podrá ser inferior al 25% de la jornada laboral en el primer año y del 15% durante el segundo y tercer año.

Para las empresas el contrato para la formación y el aprendizaje supone un ahorro económico mensual con respecto a cualquier otra modalidad de  contratación pues se benefician de una reducción de las cuotas de seguros sociales (100% para empresas cuya plantilla sea inferior a 250 personas y 75% si la plantilla es igual o superior a 250 personas).

Por otro lado, el trabajador cuenta con dos tutores, uno en el centro de formación y otro en el centro de trabajo. En este sentido es  muy interesante para las empresas que la tutorización en el puesto de trabajo se bonifique con una cantidad que oscila mensualmente entre  60€-80€/mes en concepto de tutor de empresa.

Para finalizar señalar que con la publicación del  Real Decreto Ley 28/2018 para la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes en materia social, laboral y de empleo, el pasado 29 de Diciembre, también se ve afectada la ayuda de acompañamiento de 430 euros destinada a jóvenes de Garantía Juvenil con contrato de formación, aprobada el pasado mes de agosto de 2018, que desaparece. El límite máximo para poder beneficiarse de esta ayuda de acompañamiento se fija, por tanto,  en los contratos de formación cuyas altas se hayan tramitado hasta el 31 de Diciembre de 2018

Autora: Francisca Castro Yepez