Desde los años setenta que empezó la concienciación por el medioambiente, y con el creciente aumento de la problemática medioambiental, estamos viviendo una auténtica revolución en los mercados, donde las tendencias y estrategias de venta van encaminadas hacia lo ecológico. El concepto de marketing verde ha existido desde hace ya varias décadas, pero ha sido a raíz de los últimos acontecimientos a nivel global cuando se ha tomado más concienciación hacia el mismo.

 

¿Qué es eso del Eco-marketing, Marketing Ecológico o Marketing verde? Es un tipo de marketing aplicado a productos o servicios ambientalmente preferibles, de cara a mejorar su imagen para atraer a un determinado cliente o público hacia ellos.

¿Qué hay que hacer para realizar una estrategia Eco-marketing? El primer paso es considerar los problemas sociales relacionados con la ecología, prestando atención a la opinión pública y/o a los indicadores económicos. Un aspecto importante en la estrategia del eco-marketing será la segmentación de nuestro mercado. El consumidor ecológico, es un consumidor de necesidad y no de deseo, con una alta implicación y preocupación por el medio ambiente en su comportamiento de compra, que busca productos percibidos como de menor impacto medioambiental. Luego para este tipo de consumidor el calificativo “Ecológico” ha de ser valorado en su proceso y decisión de compra.

Todo lo que suena a Ecológico/Medioambientalmente sostenible/verde, parece de mejor calidad e incluso lo percibimos como más caro. ¿Es el marketing ecológico más caro de implantar? Realmente no ha de ser más cara su aplicación, solo se trata de adaptar las estrategias de marketing realizadas a similares productos que no son ecológicos, buscando con ello satisfacer las necesidades del cliente, cumplir con los objetivos perseguidos por la empresa y que el impacto medioambiental sea el menor posible.  Aunque a veces el Eco-marketing puede llevar a muchas empresas a cambiar su modelo de producción, su imagen y comunicación.

Hay que tener especial cuidado cuando realizamos nuestra campaña de marketing ecológico, porque el resultado final de éste, trasladado al producto o servicio percibido por nuestros clientes/consumidores, no ha de ser confuso; porque si el cliente no percibe los valores y/o políticas medioambientales correctas, dañaría la imagen y visualización externa de nuestra empresa, haciéndola perder mucho dinero y posición en el mercado. Lo verde vende, pero a veces no todo lo verde implica realmente una política correcta de Eco-marketing. Así pues, en los últimos tiempos se han visto sanciones a eléctricas por energía verde, o carburantes verdes… 

Luego el Marketing Ecológico, es adecuado para poder implantarse en las organizaciones, pero siempre que se lleven a cabo las políticas y estrategias de los tres pilares fundamentales, necesidades del consumidor, respeto al medioambiente y objetivo perseguido por la empresa.

 

Jesús de Nolasco, CADE Lora del Río, Sevilla