Una pregunta que emerge con frecuencia en nuestro pensamiento es cómo esta vorágine política que vivimos está afectando al maltrecho panorama económico. Pues bien, hay opiniones para todos los gustos.

¿Está perjudicando el bloqueo político a la continuidad de la recuperación española? Es una pregunta que nos hacemos los ciudadanos de a pie, e imploramos a los economistas a que nos den una explicación clara y convincente que nos permita vivir el día a día con los menos sobresaltos posibles.

Algunos expertos opinan que no, al menos en el corto plazo. La ausencia de perjuicio económico nos deja perplejos, pues en la calle parece que esa no es la sensación existente. Sin embargo, muchos son los centros e institutos de previsión económica, tanto españoles como internacionales, que están sorprendidos con el crecimiento económico español durante este año. El último en reiterarse en esta postura ha sido el Fondo Monetario Internacional. Da la impresión, que la economía ha decidido seguir en solitario, dejando al margen a la política. Buscando una explicación a este fenómeno, atienden a factores externos e internos.

En el ámbito externo, los precios del petróleo, los tipos de interés y el tipo del cambio del euro, pueden haber propiciado esta evolución favorable de la economía, aunque también hay razones internas, según esta corriente de economistas que apuestan porque la economía va viento en popa… Una de ellas podría ser el efecto rebote, qué quiere decir esto, pues es fácil, que todo lo que baja, al final acaba subiendo…Si una economía se desploma tarde o temprano toca fondo y rebota. Esta caída libre se inició en 2014, dado que el desplome de los precios de los activos españoles ha sido excesivo, la recuperación se ha iniciado aprovechando, especialmente por inversores extranjeros, dicho sea de paso, las oportunidades derivadas de esta fuerte caída de los activos.

Sin embargo, las otras razones aludidas por esta corriente de economistas, no parecen muy convincentes… Por un lado aluden al aumento del consumo durante los años 2015 y 2016, propiciado por un presunto aumento del empleo y por el de los precios de los activos inmobiliarios. Por otro, la competitividad del sector empresarial español, que han incrementado las exportaciones de bienes y servicios de alto valor añadido, lo que ha propiciado que muchas inversiones extranjeras estén entrando en las empresas españolas para aprovechar esta potencialidad.

Dando como bueno este razonamiento, cabría preguntarse si este “crecimiento” puede continuar indefinidamente. La respuesta en NO. No hay que minimizar la importancia de la política. En esta línea de pensamiento encontramos a D. Antón Costas, Catedrático de la Economía de la Universidad de Barcelona.

No obstante, no todos son de la misma opinión. Mientras unos anuncian a bombo y platillo que la economía no sólo no se ha retraído, sino que progresa adecuadamente, otros, entre los cuáles me incluyo, piensan que esto no es así, sino todo lo contrario.

Así se desprende del Índice de Capital Humano (ICH9), el barómetro elaborado por PeopleMatters. Sus indicadores han descendido con respecto al último trimestre de 2015. Los que peor comportamiento arrojan son la situación económica que ha empeorado un 106% y la posibilidad de encontrar empleo en un 94,5%.

En este contexto, el año 2016, según la información facilitada por las mayores empresas españolas, las del Ibex-35, son también negativas y apuntan a una recesión de la situación económica.

En el tercer trimestre de este año se espera una caída de estos valores, cerrando el año incluso con valores negativos, lo que supondría volver a cifras del 2013.

Esta última corriente, mucho más acorde con la percepción diaria de la situación económica, apunta a que la recuperación pasa por la formación de Gobierno, pues la incertidumbre en la que estamos inmersos afecta a las expectativas de mejora de la economía y las relaciones entre empresas. La estabilidad política contribuiría a que las empresas continúen con su senda de crecimiento apoyadas por una gestión estratégica de sus recursos humanos.

 

Autora :

FRANCISCA CASTRO YÉPEZ