En primer lugar, cabe aclarar que “El régimen especial de IVA para agencias de viajes” es aplicable a cualquier empresario o profesional que se dedique a la esa actividad.

Las condiciones que debe reunir la agencia de viajes en cuestión para que le sea de aplicación el citado Régimen Especial de IVA, son las siguientes:

1.- Que actúe en nombre propio respecto del viajero.

2.- Que utilicen en la realización del viaje, bienes o servicios de otros empresarios o profesionales. La empresa se limita a organizar el viaje y no aporta personal como guía turístico u hoteles o restaurantes propios.

Un ejemplo concreto de aplicación de este régimen especial del IVA, sería el siguiente:

Se aplicaría este régimen a un portal de Internet al que el viajero le paga 500 euros y el portal le organiza un viaje de 4 días con vuelo y estancia en Lisboa.

En este caso, la agencia se encarga de comprar los billetes de avión a la compañía aérea y contratar las noches de hotel con un hotel local, actuando en nombre propio, no en nombre del viajero, y tanto la compañía aérea como el hotel proceden de empresarios ajenos al portal web.

El funcionamiento práctico de régimen especial del IVA, en el ejemplo anterior, sería el siguiente:

1.-Siempre se hacen los cálculos operación por operación.

La empresa ingresa trimestralmente una cantidad en concepto de IVA, calculada sobre el margen bruto que le queda de cada viaje y solo se puede deducir el IVA que no corresponda a lo adquirido para la realización del viaje que vaya a ser utilizado por el viajero.

2.- Las facturas emitidas bajo este régimen especial no tendrán que desglosar la cuota de IVA (serán con IVA incluido), y por tanto, el destinatario de las mismas no podrá deducirse ese IVA.

Si ponemos números al ejemplo anterior, el resultado práctico sería el siguiente:

1.- Suponemos un coste de billete de avión de 100 euros + IVA

2.- Suponemos un coste de estancia en hotel de 150 euros + IVA

3.- Suponemos unos gastos de funcionamiento del portal de Internet (mantenimiento, etc…) de 45 euros + IVA

Para calcular el IVA repercutido que la empresa debe ingresar en su modelo trimestral hay que calcular el margen bruto de la empresa en esa operación concreta, puesto que el cálculo se hace operación por operación, o lo que es lo mismo, viaje organizado por viaje organizado de los que comercializa la agencia.

En este caso, estos serían los cálculos, suponiendo solo una operación en el trimestre:

iva 2

Por tanto, el IVA repercutido será 176,86 por el 21%; (176,86 x 0,21) = 37,14 euros.

En cuanto al IVA soportado, solamente podrá deducirse el de los gastos que no sean inherentes al viaje, en este caso el de los gastos de mantenimiento, 9,45 euros (45 x 0,21). Por tanto, en este ejemplo la empresa ingresará en su modelo de IVA trimestral 27,69 euros (37,14 – 9,45).

Cómo renunciar a este régimen especial del IVA:

La legislación permite renunciar a este régimen, siempre operación por operación, y tributar en el régimen general de IVA, siempre que el destinatario del servicio sea empresario o profesional con derecho a deducción o devolución de ese IVA.

Es decir, la AGENCIA DE VIAJES puede vender un viaje completo con este régimen y luego vender otro por el régimen general si renuncia a aplicarlo en esa operación. El viaje siguiente lo venderá aplicándose el régimen especial de nuevo, salvo que renuncie, y así sucesivamente.

Según el artículo 52 del Reglamento del IVA, se establece que se entenderá efectuada esta comunicación cuando la factura que se expida con este motivo no contenga la mención “régimen especial de las agencias de viajes”, la cual sí se exige para aquellas operaciones acogidas al régimen especial conforme al Reglamento de facturación.

 

Fuentes: Carrillo Asesores, AEAT.

 

Autor: José Antonio Fernández Navarrete.