Se trata de un modelo educativo innovador que combina la formación teórica del alumno en los centros de estudio con el aprendizaje práctico directamente en las empresas. Su principal diferencia con la FP convencional, es que la Dual implica que el alumno-aprendiz tenga un régimen de alternancia entre el centro y la compañía, donde determinados trabajadores se convierten en tutores. Sabemos que la formación profesional alemana se considera en todo el mundo como un modelo de éxito.

La formación profesional dual es una modalidad de Formación Profesional en la que el centro educativo y la empresa se corresponsabilizan de la formación del aprendiz. La formación se realiza en régimen de alternancia entre el centro educativo y la empresa. La FP dual va más allá de los planes de prácticas tradicionales ya que, por un lado, las empresas imparten contenido formativo con valor curricular y, por otro lado, pueden adaptar el currículum académico a sus necesidades. En general, el centro educativo impartirá los conocimientos teóricos mínimos e imprescindibles y la empresa completará el resto de contenidos; el estudiante, ahora aprendiz de una empresa, adquirirá conocimientos principalmente mediante el trabajo.

En las empresas alemanas, los futuros aprendices buscan su plaza entre las empresas existentes entre los diferentes Estados federados. Es el mismo proceso como si se buscara un puesto de trabajo. La peculiaridad del sistema es que estos jóvenes deben estar en posesión de ese puesto de aprendiz para después acudir al centro de estudios y matricularse. De esta manera se asegura un perfecto encaje entre el número de aprendices a formar y la demanda real del mercado laboral. Esta es la principal diferencia con el modelo nuestro pues en España son los propios centros los encargados de buscar a las empresas.

Son muchas las voces que afirman que los modelos duales podrían ser una solución a los problemas de desempleo juvenil  en toda Europa. Tanto las empresas como el alumnado participante obtienen beneficios reales. Las primeras mano de obra formada en la propia empresa según sus directrices y los alumnos un puesto de trabajo al finalizar su etapa formativa. “La FP Dual es una oportunidad para crear una “cantera” de futuros empleados cualificados”.

Para implementar modelos de FP Dual se hace necesaria la existencia de tutores de calidad dentro de las empresas, pues dentro de las organizaciones hay que escoger un “tutor” que debe de tener unas dotes de empatía especiales para poder transmitir al alumno los conocimientos necesarios.

El papel del tutor es acoger al alumno-aprendiz en la empresa manteniendo el contacto con el centro educativo, haciendo el seguimiento en la empresa de los conocimientos adquiridos. El tutor es el enlace en el que la empresa deposita su confianza para formar a futuros trabajadores.

En España la FP Dual está liderada por la Fundación Bertelsmann a través de la Alianza para la FP Dual. Esta fundación lleva desde 1995 operando en España con la principal motivación de fomentar el interés por la lectura entre niños y jóvenes y la mejora del sistema de bibliotecas públicas.

En 1989 la familia Mohn arrancó su actividad en España con la construcción de la biblioteca pública Can Torró en Alcudia, municipio mallorquín al que estaban muy ligados. La Bertelsmann Stiftung y su creador Reinhard Mohn, tenían como objetivo prioritario expandirse internacionalmente. El proyecto, basado en un sistema de organización de bibliotecas pública alemán, fue muy innovador y encajó con éxito en la sociedad española.

En 2012, con la crisis económica, la Fundación Bertelsmann se hace eco de las circunstancias que acontecen, tasas de  desempleo juvenil del 49%, más del 20% de menores de 25 años que abandonan sus estudios y un sistema educativo desactualizado y desatendido. A partir de ese momento su principal objetivo será paliar el empleo juvenil y la herramienta estrella para conseguirlo será la FP Dual.

Actualmente, según las cifras que maneja la Fundación Bertelsmann, existen en España unas 10.000 empresas y 900 centros involucrados en este modelo educativo. Acciona, Cofidis, Deloitte, Heineken o Repsol son algunas de las participantes. Tanto en grandes como en medianas entidades la función de los tutores es la misma. En Andalucía se ha detectado una menor implantación en los centros públicos  a pesar de que el porcentaje de inserción de la FP Dual es superior en un 30% a la FP tradicional. Así mismo se asiste a una desigual distribución por provincias, siendo Sevilla la que más destaca seguida de Málaga, Córdoba y Cádiz.

Desde las distintas entidades implicadas, se está tratando de impulsar esta modalidad de formación profesional, concienciando a centros educativos y a empresas de las ventajas  al mismo tiempo que se da solución a las posibles incidencias que puedan surgir en su implantación. Por ello en los próximos años veremos el alcance de la misma y su repercusión en las cifras de inserción laboral.

Autora: Francisca Castro Yepez