Esta es una pregunta, que de manera recurrente se realizan casi todos los empresarios autónomos cuando se acerca su edad de jubilación y no encuentran en su entorno familiar más cercano a ninguna persona que quiera continuar con la actividad empresarial.

Y la respuesta a esta pregunta es un SI rotundo, el empresario autónomo puede seguir trabajado una vez jubilado, aunque sujeto a unas reglas contempladas en las normas de la Seguridad Social, concretamente en los artículos 213 y 214 del Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social.

Y esas reglas son las siguientes:

1º.- Si lo que recibe o va a recibir, como ingresos de actividad empresarial es inferior al SMI (salario mínimo interprofesional), que para 2019 está establecido en 12.600 €/anuales, podrá cobrar el 100% de la pensión de jubilación y recibir esos ingresos, sin necesidad de cotizar a la Seguridad Social por ningún concepto y con la única obligación de comunicar a Seguridad Social que va a recibir esos ingresos por la actividad empresarial.

2º.- Si sus ingresos empresariales superan el SMI, se le abre la opción de la JUBILACION ACTIVA, es decir, compatibilizar la actividad empresarial con el cobro del 50% de la pensión que le corresponda, estando obligado a mantener una cotización mínima a la Seguridad Social por incapacidad temporal, contingencias profesionales y el 8% de solidaridad, tal como establece el artículo 309 del Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social.

Para poder optar por esta última situación llamada JUBILACIÓN ACTIVA, es necesario que se cumplan los siguientes requisitos:

  • El acceso a la pensión deberá haber tenido lugar una vez cumplida la edad que en cada caso resulte de aplicación, no son admisibles jubilaciones acogidas a bonificaciones o anticipaciones de la edad de jubilación que pudieran ser de aplicación al interesado.
  • El porcentaje aplicable a la respectiva base reguladora,a efectos de determinar la cuantía de la pensión, a de alcanzar el 100 por 100.
  • El trabajo compatible podrá realizarse a tiempo completo o a tiempo parcial.

Si estos requisitos se cumplen, se podrá cobrar el 50% de la pensión y recibir todos los ingresos de la actividad empresarial, aunque superen el SMI.

3º.- En este caso de jubilación activa, se puede llegar a cobrar el 100% de la pensión y todos los ingresos de actividad empresarial aunque superen el SMI si se cumplen los requisitos anteriores y además se tiene contratado al menos un trabajador por cuenta ajena, según la modificación establecida por la Disposición Final Quinta de la ley 6/2017, de 24 de octubre de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, que modifica el art. 214.2 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre.

4º.- Por último hay que recordar la existencia de otra posibilidad de ingresar el 100% de la pensión y ser titular de una actividad empresarial, consiste en recibir los ingresos procedentes de la empresa, sin realizar ningún trabajo en la misma, esto es  no se puede realizar ninguna labor dentro de la empresa ni siquiera se pueden realizar actividades  de gestión ni administración ni dirección ordinaria, es decir, debe ser otra persona la que tiene que realizar todas las labores y tareas administrativas en nombre del titular de la empresa.

Fuente: Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social.

Autor: José Antonio Fernández Navarrete