Una vez que hemos conseguido que un cliente o cliente potencial se acerque a nuestro punto de venta tenemos que lograr retenerlo y captar tu atención, sólo así conseguiremos que compren y vuelvan.

Algunas de las estrategias para mantener a nuestros clientes  serían:

-La experiencia del usuario: mejorarla es otro factor clave para aumentar la tasa de conversión, para ello se deben reducir los tiempos de búsqueda y contacto con el vendedor, así como seleccionar el método más adecuado de conversión.  Por edades los mayores de 35 años convierten mejor al teléfono, prefiriendo en el caso de largos formularios su cumplimentación de viva voz a una persona que lo escucha, ayudando mucho también a la conversión la existencia de un botón del tipo “llama gratis” y “te ayudamos a elegir el producto que me mejor se adapta a ti”; mientras los menores de 35 años convierten mejor con chats. La recogida de datos ayuda también a elaborar un perfil de cliente.

-Generar demanda: antes de lanzarnos a la piscina y poner en marcha nuestro proyecto podemos hacer un test de mercado creando una página web con el botón de “reservar” y haciendo una pequeña inversión en Facebook Ads.

Una vez puesto en marcha el proyecto puede también ser de ayuda para nuestro fin el realizar publicidad geolocalizada que tome de referencia el establecimiento físico desde el que se hace un pedido, apoyándonos en una estrategia multicanal: on-off line.

-Experiencia de compra gratificante: en ocasiones teniendo una buena experiencia de compra no finalizamos la compra, pero esta provocara nuestra vuelta. En el caso contrario podemos no tener una buena experiencia de compra y realizar la compra pero no volveremos a este sitio. Si el éxito lo medimos sólo por el criterio de ventas estamos perdiendo información muy valiosa sobre el sentir de nuestros usuarios. Debemos buscar interface que sorprendan, que cuide mucho el como se presenta la información para quedar en el recuerdo del usuario-cliente.

-Boca-oido 2.0: para aprovechar esta estrategia en necesario contar con clientes satisfechos y premiarlos, gestionando adecuadamente la experiencia del cliente. La importancia de esta estrategia se basa en que favorece las relaciones a largo plazo e implica altas tasas de conversión entre los recomendados.

-Reorientación: nos permite centrarnos en los visitantes que han visitando nuestra página y no han comprado, incidiendo en ellos de distinta forma según su grado de penetración en los contenidos de nuestra página.

-Recuperar los carritos: para ello es necesario obtener el e-mail de nuestro cliente. Lo ideal es conseguirlo en el momento previo a la compra, pudiendo para ello ofrecer algún regalo o información de valor para nuestro cliente ya que posteriormente resulta más complicado.  La tecnología también nos permite detectar el momento en el que el potencial cliente va a abandonar la página (tecnologías de exit-intent ) y podemos aprovechar ese momento para con una ventana emergente solicitar el e-mail y contactar con él para posteriores ofertas.