¿Se creían los inversores que se iban a librar de nuestros chistes? Lo llevaban claro, aquí tenéis nuestra venganza. (Este lo vimos colgado en el CADE de Peñarroya-Pueblonuevo, y no nos hemos podido resistir).