Una vez puesta en marcha la web no podemos quedarnos esperando a que los posibles usuarios de esta página web nos encuentren. Debemos ponernos en marcha, es normal que cometamos algunos errores, nos encontremos con escollos en el camino del inicio en esta etapa de incorporación al mundo digital, pero debemos hacerlo porque ese es el futuro.

La facturación en ventas de comercio electrónico sigue creciendo en España, en 2018 se ha producido un incremento del 11% según datos estadísticos Statista. Portal de estadísticas de mercado, investigación de mercado e inteligencia de negocios. Proporciona acceso a datos de instituciones de investigación de mercado y opinión, así como de organizaciones empresariales e instituciones gubernamentales en inglés, francés, alemán y español.

No hay duda que es un sector en auge, pero también apreciamos que no a todos los sititos de e-commerce les va tan bien, es decir, tienen el mismo éxito. Una cuestión fundamental a tener en cuenta, basándonos en la primera parte de este artículo publicado, es mejorar la rapidez y posteriormente, ya seguir invirtiendo en otras cuestiones que requieran un mayor esfuerzo económico.

Cuestiones a tener en cuenta en la elaboración de la página por parte del diseñador de ésta:

-Crear una tienda online optimizada. Si invertimos bien en SEO nos garantizará dirigirnos a mercados concretos a la hora de hacer nuestras campañas de ventas y por tanto reducir gastos. Y además, teniendo en cuenta el acceso a esta página a través también de dispositivos móviles, ya hemos dicho que el acceso a las web a través de estos es cada más más habitual.

-Elaborar nuestro propio blog. El hecho de publicar artículos interesantes para nuestros futuros clientes nos permitirá establecer vínculos de calidad y poner a dicho comercio como un referente en la red. Pero debemos tener en cuenta que debe de ser actualizado dicho blog.

-No tenemos porqué estar en todas las redes sociales, debemos seleccionar aquellos que consideramos más acordes a nuestros productos o servicios, porque es donde se podría encontrar nuestro público objetivo.

-La tienda online hay que tener en cuenta que debe de estar en continua mejora. Debemos de preocuparnos por las opiniones de los usuarios y tener en cuenta sus recomendaciones para seguir interesándoles. Además, debemos de implantar herramientas que también nos permitirán detectar comentaros negativos a tiempo, antes de que se conviertan en un grave problema de reputación de nuestra tienda online.

-Facilitarle la navegación disponiendo de una página actualizada periódicamente con consultas comunes, esto le permitirá consultar las posibles dudas habituales y les servirá de guía a los nuevos clientes. No todos tienen porque saber navegar por nuestra tienda online.

-Hay que tener en cuenta que al no poder poner cara sí que tenemos que dar datos de contacto de la empresa. Además de facilitar la dirección postal y el correo electrónico es conveniente facilitar el teléfono de contacto. Y si además pudiésemos disponer de chat, un servicio que estuviese disponible para los clientes de forma inmediata, mucho mejor.

-Introducir llamadas de acción, que les haga seguir adelante y continuar con su proceso de compra. Por ejemplo, los banners sobre productos que se quieran resaltar. Esto lo hará más atractivo la navegación y mejorará el rendimiento.

-Elaborar boletines de novedades, ofertas, etc. Pero para ello habría que depurar la base de datos de clientes, seleccionando depende de a quién, qué debemos enviar y personalizar los mensajes y siempre dejando abierta la opción de darse de baja.

Silvia Moyano Graciano

CADE Montilla

Córdoba