Llega Halloween.

Hace apenas unos días que los padres hemos acabado de recoger los libros del cole, mientras nuestros descendientes disfrutaban eligiendo mochila nueva, estuche, carpeta…Una variedad infinita. Marcas de superhéroes, de equipos de futbol, de dibujos animados… todos sacan sus productos relacionados con el material escolar, y claro, la marca o licencia hay que pagarla, y nos encontramos con productos que tienen un precio entre un 50% y un 100% superior a si lo compráramos de marca blanca.

Bueno. Ya hemos realizado todas las compras de material escolar. Ya estamos en octubre, podemos abrir tranquilamente el buzón sin encontrarnos publicidad de vuelta al cole. Error!!!

Siempre hay algo nuevo. Y ahora tocan los catálogos de Halloween. Mi hija quiere el disfraz de La casa de papel, mi hijo el de payaso de IT, aunque se conformaría con uno de Joker. También miran disfraces para los primos. Uno con 4 años, la otra con 2, el más pequeño apenas meses. Piensan en ellos como fantasmas, vampiras, o demonios…El dinero en mi casa crece en los árboles.

hh

Pero es la elección de mis hijos sobre sus propios disfraces lo que me lleva a reflexionar sobre la importancia de planificar y diseñar bien un catálogo de venta.

aa

Han escogido disfraces de series o películas de actualidad. También salían en la publicidad que llega a casa otros productos, por ejemplo, una máscara de Hannibal Lecter, mucho más barata, pero que a ellos no les llama la atención. Quieren lo más actual. Y las personas que diseñan el catálogo lo saben (¿Será cosa del big data?). Pero además de conocer los gustos del consumidor, las empresas tienen que saber dónde colocar cada producto dentro del catálogo, arriba o abajo en la página, a la izquierda o a la derecha. Tiene que saber que precio es el adecuado, para atraer la atención del que paga, y para el que vende maximice su beneficio. O que productos deben servir de tirón para provocar que los consumidores acudan al punto de venta.

Todas estas materias del conocimiento se estudian. Y las grandes empresas tiene profesionales ya formados en estos campos. Pero si eres Pymes también puedes formarte y tener conocimientos en esas herramientas de gestión, hay muchas vías. Por ejemplo, en Andalucía Emprende les preguntamos directamente a los empresarios que formación quieren recibir.   Si tienes interés sólo tienes que acudir a un CADE a informarte.

Autor: Manuel Villar