Hay muchos negocios que buscan clientes y hay otros negocios que viajan a por ellos.

Hace unos 16 años hubo en Barcelona una exposición famosa por su argumentario,  su título era “Living motion” y venía a contar mediante objetos y propuestas de empresas que en cierta medida estábamos volviendo a la era nómada.

Maletas con ruedas, caravanas, portátiles, móviles, coches, aviones, padres que se trasladan a casas de sus hijos cada 15 días por la custodia compartida, catering, teletrabajo, emigraciones voluntarias o por necesidad, bodas y despedidas de soltero que se hacen a cientos de kilómetros, viajes de trabajo o de vacaciones, etc.

La sociedad estaba comenzando, según la exposición, a salir del recorrido casa-trabajo-playa. IMG_4548

Ahora parece obvio, pero creednos que entonces no lo era tanto.

En el último año creo que las tendencias están volviendo al “Living Motion”: a todo se le pone ruedas y, de repente… ¡tachán! Funciona mejor.

Para hacer un restaurante innovador, lo ponemos en una furgoneta chic (con un poco de diseño, por favor, que no parezca un puesto de feria, que es otro negocio, y muy interesante por cierto) y a buscar clientes.

(El programa de la tele “Cocineros al volante” ha puesto de moda el concepto).

Es interesante la idea de empresa, porque de esta manera se trata de solucionar uno de los grandes problemas de cualquier establecimiento (bar, tienda o restaurante): la ubicación adecuada. O, técnicamente, la logística de clientes. Y la manera de solucionarlo es buscando la ubicación adecuada en cada momento. IMG_4542

También puede ocurrir con una tienda: le ponemos cuatro ruedas y ¡listo, a buscar clientes! Como en el caso del restaurante, dedicar un poco de esfuerzo al diseño es crítico para aportar una experiencia de compra más satisfactoria.

Atentos, emprendedores y emprendedoras. Existen 3 tipos de negocio en los que esta filosofía está impactando y es muy posible que abra otros nuevos caminos de mucho interés para las personas emprendedoras, además de los modelos de tienda y restaurante:

  1. La movilidad asociada a los guías: Hasta ahora un guía era una persona que recorría a pie un espacio turístico (histórico, natural o de otro tipo) con un grupo de personas, ya nos entendéis. La mayor innovación que ha habido en este sector ha sido el concepto de guía gratis, que comentaremos más adelante en otra entrada sobre lo gratis en los modelos de negocio.Sin embargo en los tres últimos años el concepto está cambiando. Un guía es una persona o empresa que enseña un espacio turístico con un sistema de movilidad: Segway (en Granada, pero también en casi todas la capitales de provincia), en autobús (en el que puedes subir y bajar en cualquier momento) en bicicletas, en tuc tuc (¡¡¡en Lisboa hay más de 300 guías con motocarro o tuc tuc!!!), en vehículos anfibios, en coches eléctricos, incluso hay quien lo ha intentado con tanques (en Albox, en Almería; en realidad la primera vez que vimos un planteamiento similar fue eIMG_4544n Priego de Córdoba con una empresa de turismo que tenía triciclos y estaba pensando en invertir en un autobús descapotable), etc.Si estás pensando en ser guía, piensa en invertir en un sistema de movilidad. Por poco dinero te hará muy, muy competitivo, incluso en localidades pequeñas.
  1. La movilidad asociada a la promoción de la experiencia de productos típicos. El modelo clásico es el puesto móvil de almendras (en este caso la movilidad la ponían las piernas del almendrero).Lo nuevo: una furgoneta tematizada de jamón Ibérico que vende tapas de jamón en el centro de Salamanca, otra que vende zumo de naranja del Algarve en los espacios cercanos a las playas o en los enclaves turísticos de Lisboa, otra que vende cubos de cerezas del Jerte en las calles de Madrid, etc.Como muchos nuevos negocios, estos están entre dos aguas, o entre líneas, que dirían los aficionados al fútbol: entre un bar móvil y un sistema eficaz de promoción de productos locales (creemos que las denominaciones de origen pagan la inversión en la furgoneta, y la emprendedora o el emprendedor la explotan sin costes para ellos).
  1. La movilidad en los servicios. Castillos de juegos inflables, carpas para jugar a ser princesas (no os perdáis el caso de minimodels.es), máquinas de depilación láser que se desplazan, consultas itinerantes, ventas a domicilio (cosmética, joyas o tuppersex), personal shoppers, por no hablar de cantantes y figurantes callejeros. Pensad en ello, hay un mundo de posibilidIMG_4543ades por descubrir que pueden ser de interés para personas que busquen negocios sin demasiada inversión.


Para terminar tenemos que decir que todo no es de color rosa. Hay un elemento polémico que puede complicar un poco la vida de estas emprendedoras y emprendedoras: los permisos y las autorizaciones. Aunque en realidad éste es un factor, necesario, que complica a todo el mundo.

¡Si tienes un sueño, atrévete a ponerle ruedas!

¿Conoces algún negocio más de este tipo? Sube fotos o cuéntanoslo, a lo mejor tu experiencia puede inspirar a otras personas a poner en marcha el suyo.