ll2

Ayer vi de nuevo Lalaland. Es una película que me encanta. Muy bonita. No creo que fuese merecedora del Oscar a la mejor película, pero tampoco creo que lo fuera la que finalmente lo gano. Quizás, sin el castigo merecido que había que darle a Mel Gibson por su comportamiento en el pasado, su película hubiese merecido ser la ganadora. Pero todo es opinable.

La razón de escribir este post es una larga escena que además de deliciosa deja un mensaje implícito muy revelador. Tras una fiesta donde los protagonistas apenas se acaban de reconocer, ella le pide al chico que coja las llaves de su coche: ¿Qué coche?  le pregunta, un Prius, contesta ella. Y se ve como en el casillero de llaves todas son  de un Prius. La escena continua, y ya con las llaves (mando a distancia en realidad), la chica va probando suerte pulsando el botón para ver cual se enciende. ¡Todos los coches aparcados en la acera son Prius!! (Toyota Prius, uno de los coches pioneros en el motor hibrido)

La escena acaba con un encantador baile en un mirador, que además es la imagen del cartel de la película. Al final ella encuentra el coche usando su cabeza como antena.

La película se desarrolla en la ciudad de las estrellas, Los Ángeles. California. ¿Y a dónde quiero llegar? Quiero mostrar como una decisión de política económica puede provocar cambios muy beneficiosos para los ciudadanos y el medioambiente.

Y volvemos al cine, aunque sea de pasada. Arnold Schwarzenegger fue durante ocho años gobernador de California, un estado de USA con un PIB superior a la mayoría de los países del Mundo. Y entre las decisiones que tomó estuvo la de hacer una California más limpia, menos contaminada. Y a esa decisión le dio impulso a través de políticas de incentivos a la compra de coches no contaminantes, que en aquella época eran los coches híbridos, con dos motores: uno de gasolina y otro eléctrico. Coches entre los que destacaba el Prius.

En economía son muchos los factores que intervienen y que pueden hacer variar la cifras, pero uno de los más importantes son las que afectan a la fiscalidad, los incentivos, la distribución de la riqueza…Decisiones Macroeconómicas que al final influyen en las decisiones de compra de las familias.

 

Autor: Manuel Villar

 

Imágenes de: https://pixabay.com banco de imágenes libre gratuito