La reventa de ropa vive una segunda juventud gracias a la era digital y a la concienciación en aumento sobre el impacto en los recursos planetarios que supone la fabricación de tejidos y la cantidad de residuos textiles, siempre creciente. 

Cada vez son más los negocios tipo vintage, lujo asequible de segunda mano, prendas customizadas, etc., que apuestan por comprar y vender ropa usada, pese a que se habla de una cierta evolución negativa de la segunda mano debido a la saturación del mercado de este tipo de establecimientos, la recuperación del poder de compra pero sobre todo, a las plataformas online de segunda manos, las cuales suponen una dura competencia para los comercios físicos. 

Pese a todo, la oportunidad sigue viva. Según Greenpeace se producen más de 100.000 millones de prendas al año y el 40% de ellas no se utilizan, por lo que no es mala idea darle vida a todo aquello que se compra y no se usa apenas, por su parte AERESS, Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria, apunta  que cada español consume entre ocho y nueve kilos de ropa al año por habitante, y estima que se generan anualmente alrededor de 390.000 toneladas de residuo textil en nuestro país.

 

Una de las principales motivaciones del negocio de segunda mano actualmente es la sostenibilidad y el reciclaje. Existen algunos ejemplos reconocidos internacionalmente en donde se recoge la ropa se recicla o transforma y se vuelve al circuito comercial haciendo el planeta más sostenible. Existen numerosos ejemplos de empresas de economía circular en este mundillo del reciclaje textil, http://www.humana-spain.org/, https://rastrosolidario.org/segunda-mano/, https://www.secondbaby.org/, con fines solidarios u otras con ánimo de lucro de reciente reconocimiento internacional como https://wornwear.patagonia.com/ que reciclan el poliéster de las prendas deportivas o la plataforma https://www.slowfashionnext.com/ y que podéis consultar entre otros muchos de ejemplos.

ROPA SEGUNDA MANO 2

Foto. Taller Wornwear de Patagonia. Reciclaje prendas deportivas

No obstante, la sostenibilidad parece que está lejos todavía de ser un factor determinante en la decisión de compra de los consumidores, al menos en España. Aunque la nueva generación millennial presume de abrazar la sostenibilidad, recientes estudios revelan que el precio, el valor y la facilidad sigue siendo clave en la decisión de compra. Hay ganas de prendas alternativas al fast fashion o el low fashion, pero pocas opciones y ninguna tiene la escala o la variedad de oferta de moda para cumplir con los requisitos de los millennials en cuanto a conveniencia, precio/valor y singularidad por lo que los negocios de ropa vintage siguen llenando este hueco ofreciendo esa autenticidad a buen precio que los más jóvenes demandan. 

Para aquellos que os planteéis abrir una tienda, ahí van algunos consejos: Lo primero que debes plantearte al comenzar es fragmentar los clientes y comprar las prendas que se vendan a un precio bajo ya que tienes que volver a venderlo a un precio más elevado siendo usadas o cuando menos stock viejo. Hay tiendas que compran volúmenes a precios bajos mientras que otras compran dependiendo de la calidad de la prenda y un estilo determinado. Si las prendas están muy desgastadas o rotas en principio no comprar salvo que se puedan transformar o reciclar. En este negocio es muy importante no dejarse llevar por los sentimientos de lo contrario puede que tu negocio no salga adelante.

Otro aspecto importante es clasificar, es decir, tratar en lo posible de poner en venta las prendas que van en la misma categoría y artículos que sean rentables e irremplazables. Por último, el precio de venta resultará crítico y debe ser atractivo, ten en cuenta que la ropa es de segunda mano, por lo que en ningún momento el precio de venta debe ser elevado. Si cometes el error de poner precios elevados para conseguir más margen de beneficio, nadie querrá comprarla. La ropa bien conservada puede tener un precio máximo de hasta el 50% del valor en tienda, si está muy bien, puede que el porcentaje pueda ser ligeramente superior, pero no mucho. Si está mal el precio será bajo o directamente se recicla. 

Por último, nunca dejes de lado la comunicación y promoción en Redes Sociales y la venta online; en la actualidad, una tienda a través de las redes sociales, tiene la capacidad de crecer tres veces más, que una física. En un mercado saturado como el de la segunda mano, la comunicación debe ser la herramienta que consiga que tu producto se diferencie del resto de la oferta, que consiga colocar al negocio en el top of mind. 

Si tienes la suerte de que en la zona donde aún no hay este tipo de tiendas, no lo dudes y monta tu negocio cuanto antes. Con un poco de visión innovadora, sostenible y trabajo, seguro que tu tienda te dará para vivir y un poco más. Aprovecha este boom de la ropa de segunda mano para ganar dinero.

Autor del Post:

FRANCISCO GERMAN PEREZ LOPEZ

Responsable Técnico del CADE de Teba (Málaga)

Colaborador temáticas IDEAS DE NEGOCIOS de la Plataforma CRECE en la provincia de Málaga

03/04/2018