La criptomoneda es un sistema de pago y mercancía a través de un medio digital de intercambio, no son monedas, pero de forma común se la denomina como una “Moneda Digital”.

Es un activo de enorme riesgo, que carece de seguridad jurídica, con altas fluctuaciones en su cotización y que no ofrecen interés, rentabilidad o un plazo de amortización.

Este intercambio de valor, pueden ser contratos, propiedad intelectual, acciones o en general cualquier propiedad de algo que tenga valor, por eso es llamado internet de valor o internet del dinero.

La seguridad del sistema es muy alta, a pesar de utilizar aplicaciones de internet, que permiten el intercambio de valor en la forma de criptomonedas, romper su seguridad, requeriría un costo inasumible, se dice, que romper su seguridad, exigiría una capacidad superior a la de empresas tecnológicas del tamaño de Google.

El pago usando Criptomonedas no tiene intermediarios,  va directamente del comprador al vendedor, mientras que los otros sistemas de pago, requiere que el pago se haga a través de redes privadas como las tarjetas de crédito y bancos, agentes financieros, que implican un coste de transacción.

Al no poder identificar las transacciones de los usuarios, escapa a cualquier tipo de control de los que dispone la Agencia Tributaria y hacen que sea prácticamente imposible fiscalizar las operaciones en criptomonedas, por tanto, estas transacciones financieras que están sujetas a impuestos, se quedan fuera del control de la Agencia Tributaria.

La primera Criptomoneda que se creó y la más famosa, es el  Bitcoin, creada en 2009, entre sus Principios Fundamentales, destaca, que nunca podrá sobrepasar los 21 millones de unidades, que no se requiere identificación para poder participar en la red bitcoin y que las transacciones confirmadas no pueden ser modificadas ni eliminadas, se genera un histórico.

Existen otras muchas criptomonedas, creadas posteriormente al Bitcoin, con diferentes características y protocolos, siendo las más importantes: Ether, creada en 2015, con 100 millones de unidades, Ripple, creada en 2012 con cien mil millones de unidades, Litecoin, creada en 2011 con 84 millones de unidades y Dogecoin, creada en 2013 con 5.200 millones de unidades.

Gracias a la tecnología utilizada de las cadenas de bloques (Blockchain) y a la criptografía, por las nuevas startups, se han desarrollado disruptivos modelos de financiación (ICOs y Crowdsales), llamados Blockchain Finanzas o B-Finanzas.

A través de fichas emitidas por empresas privadas (Tokens) y en el contexto de plataformas como Bitcoin y Ethereum, representan cada una de ellas, una cadena alfanumérica que representa un registro en una base de datos descentralizada de consenso de dichas plataformas (Bitcoin/Ethereum).

Las B-Finanzas (ICOs y Crowdsales), son formas evolucionadas de captación de financiación, mediante crowfunding, se recauda capital de terceros, a cambio de activos digitales (Tokens), estos son negociables en el mercado, cotizando según las expectativas del negocio.

  • En una Crowdsale, la startup, obtiene financiación emitiendo Tokens, para los gastos e inversiones del proyecto empresarial y los inversores que participan en estos Crowdsales, adquieren participaciones de la empresa, con los Tokens comprados.
  • En una ICO, la startup obtiene financiación emitiendo Tokens, para desarrollar un producto o servicio y los inversores que participan en estos ICOs, no adquieren patrimonio de la empresa, sino el valor de las funcionalidades y utilidades obtenidas de la aplicación del producto o servicio y de las expectativas de negocio de las mismas, con los Tokens adquiridos.

Autor: Carlos Corbi.