¿Que pasa cuando vamos a comprar a una gran superficie  un artículo determinado?, por ejemplo un Gadget de electrónica.

Al entrar en el establecimiento nuestro cerebro sufre un subidon y empieza a percibir, los olores, los colores, los sonidos… Parece que todo esta diseñado para comprar y no se escatima en ningún detalle. La culpa de ello pues, la tiene nuestro cerebro

Así pues en nuestro cerebro, el espacio utilizado para la intuición es mucho mayor que el utilizado para el razonamiento. Llegado a este lugar, el cliente no razona, el cliente reacciona a los estímulos y están por todos los sitios…

El neuromarketing ha nacido como una técnica para seducir e incitar a la compra. Os ha pasado alguna vez que al llegar a un establecimiento comercial el carrito condicione el recorrido, que los artículos de primera necesidad estén al final ó que determinados artículos estén mejor iluminados.

Entre las estrategias de marketing encontramos las del olor a pan recién echo en los establecimientos que nos seducen con su aroma para comprar, música relajante que trasmiten calma y nos ralentizan nuestro recorrido, colores mas fríos que estimulan la compra, carteles y señales que nos atraen como cebo hacia gangas, las propias degustaciones in situ para estimular el paladar e incitar la compra, las formas y/u obstáculos que ralentizan el recorrido, calles anchas o estrechas en función de lo que se quiera comprar….

No olvidemos que lo importante no es comprar, sino que nuestra compra se perciba para evocar recuerdos, como una experiencia llena de sentimientos y sensaciones…Es como la aventura en sí del turismo y el neuromarketing se ha diseñado específicamente para ello…