Según la Wikipedia Elevator pitch o elevator speech es un anglicismo que se utiliza en el discurso de presentación sobre un proyecto o emprendimiento, ante potenciales clientes o accionistas cobrando especial relevancia para este segundo colectivo que se supone que busca proyectos y emprendedores con ideas claras, concisas y sintéticas para tomar decisiones sobre si invertir o no. No es un discurso de venta y recibe su nombre, en referencia al poco tiempo empleado para utilizarlo, asemejando a un viaje en ascensor. El principal objetivo es posicionar primero la imagen sobre la empresa y producto. El elevator pitch es una herramienta muy importante en una compañía startup.

La idea básica y resumida del elevator pitch es condensar un mensaje que llame la atención de alguien en pocos segundos o minutos, obteniendo como resultado una entrevista o reunión con esa persona para más adelante.

El concepto se creó alrededor del año 1980 por Philip B. Crosby. Se popularizó en la educación de negocios durante los años 1980 y 1990. Hoy se utiliza ampliamente en el mundo corporativo como herramienta estratégica para nuevos negocios. Incluso la Escuela de Negocios Harvard Business School lo ha tratado ampliamente en su página web para ayudar a la gente a crear su elevator pitch y evaluarlo.

Esta técnica es muy habitual en la actualidad para presentar los proyectos de hecho fue la utilizada durante la última edición de Salón Miempresa, varios emprendedores presentaron sus proyectos innovadores a posibles inversores mediante esta técnica.

Podemos ver las ideas planteadas en este salón en el siguiente enlace http://www.emprendedores.es/crear-una-empresa/elevator-pitch

El elevator pitch consiste en trasmitir la idea de nuestro proyecto en lo que dura un viaje de ascensor, en menos de dos minutos. ¿Cómo podemos prepararlo? Podríamos dividirlo en cuatro pasos:

-Definir nuestro proyecto. A quién nos dirigimos, quién será nuestro público, qué problema tiene, qué necesidad queremos satisfacer y cómo lo vamos a hacer.

-Responder a preguntas que podrían plantearte. Quién eres, hablar de ti, de porqué puedes llevar este proyecto al éxito, qué necesitamos, qué mercado hay, si es grande y cómo y cuándo recuperarían los inversores su dinero.

-Dejar muy claro lo que nos distingue de los demás, debe de ser un proyecto que resulte atrativo.

-Y explicar el modelo de negocio a seguir

Las cinco plantas del viaje en ascensor:

Primera planta: qué necesidad resuelves

Segunda planta: por qué eres el más indicado

Tercera planta: cómo pretendes resolverla

Cuarta planta: qué necesitas para resolverla

Quinta planta: qué beneficio aportas al inversor

Algunos consejos:

No es bueno extendernos demasiado, por lo que deberíamos ensayarlo bastante. Aunque creamos que es algo que se hace de improviso debe estar bastante preparado. Hay que controlar el tiempo. Asegurarnos de que la información es la importante y despertará el interés. Prepararlo pero no memorizarlo.

No es bueno insistir demasiado. Ni aburrir con demasiadas cifras. Sólo debemos captar su atención para una cita posterior y poder ampliar la información.

Silvia Moyano Graciano

CADE MONTILLA