Tras la publicación en el BOE de la Ley 6/2017, de 24 de octubre, de reformas urgentes del trabajo autónomo, se ha incluido en la legislación española una nueva bonificación de cotización a la seguridad social, consistente en el 100% de la cuota empresarial por contingencias comunes durante 12 meses, para aquellos autónomos que contraten de forma indefinida a un familiar.

La Disposición adicional séptima de la citada norma establece este beneficio para los autónomos que contraten a: «su cónyuge, ascendientes, descendientes y demás parientes por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado inclusive.».

Pero este texto, la Ley 6/2017, de 24 de octubre, nos remite, para todo lo que no esté previsto, a la sección I del capítulo I de la Ley 43/2006, de 29 de diciembre. Y añade expresamente, que no serán de aplicación los artículos 2.7, 6.1b y 6.2 de dicha Ley.

Y precisamente, el artículo 6.1b es el que recoge el siguiente texto de exclusiones para las bonificaciones de cotización a la seguridad social, según parentesco de la persona contratada y empresario:

«b) Contrataciones que afecten al cónyuge, ascendientes, descendientes y demás parientes por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado inclusive, del empresario o de quienes tengan el control empresarial, ostenten cargos de dirección o sean miembros de los órganos de administración de las entidades o de las empresas que revistan la forma jurídica de sociedad, así como las que se produzcan con estos últimos.».

Por tanto, al no ser de aplicación esta exclusión para la nueva bonificación de la Ley de Autónomos, se permitiría que se pudieran realizar las contrataciones de cónyuge y familiares.

En principio podría parecer que está claro, sin embargo, la normativa no aclara cuales son los requisitos prácticos que se deben dar para que tales bonificaciones por contratación de cónyuge y familiares se puedan realizar.

En cuanto a esos detalles prácticos que permitan beneficiarse de esta media, la mejor recomendación posible es consultar el caso a la TGSS, cuyo número de atención es el 901502050.

Dicho lo anterior, de forma genérica las cuestiones prácticas a cumplir para beneficiarse de esta bonificación, serían esencialmente las siguientes:

1.- El cónyuge y/o familiares contratados deben ser contratados de forma indefinida con uno de los modelos de contratos existentes para ese tipo de contratación.

2.- Se debe demostrar de manera fehaciente la condición de asalariado/a del cónyuge i/o familiares contratados, esta condición se podría acreditar mediante la existencia de una nómina mensual y una cuenta bancaria propia del cónyuge y/o familiares contratados donde los mismos perciban su salario mensual.

Dicho todo lo anterior, cabría preguntarse si esta bonificación es más o menos beneficiosa que la existente para los autónomos colaboradores familiares, para resolver esa cuestión vamos a plantear el siguiente ejercicio práctico:

Ejemplo:

Suponemos la contratación del cónyuge por parte de una autónoma, este cónyuge nunca ha sido autónomo anteriormente.

Caso 1: Autónomo colaborador familiar.

En este caso, suponiendo la aplicación de la base mínima de cotización al régimen especial de autónomos de la seguridad social (944, 40€), la bonificación será del 50% durante los primeros 18 meses de alta y el 25% durante los 6 meses siguientes.

La cuota a pagar durante los primeros 18 meses será de 144,66 €/mes y durante los 6 meses siguientes de 212,49 €/mes.

Si suponemos una cotización ordinaria de referencia de 283,32 €/mes, el ahorro total sería de 3.028,86 €, y en los primeros 12 meses ese ahorro sería de 1.735,92 €.

Las cantidades pagadas a la seguridad social una vez descontada la bonificación durante los primeros 12 meses sería (144,66 *12= 1.735,92 €).

Caso 2: Contratación régimen general de cónyuge y/o familiares.

En este caso supones un salario coincidente con el SMI, es decir 900 €/mes y una base de cotización mensual de 1.050 €/mes.

El ahorro en este caso viene dado por la bonificación de la cuota empresarial por contingencias comunes y la cotización por desempleo de empresa y trabajador, puesto que estos contratos, pese a realizarse dentro del régimen general de la seguridad social, no dan derecho a la percepción de prestación por desempleo.

Cálculos del ahorro obtenido en los 12 primeros meses del contrato indefinido suscrito:

1.050 * X = 1.050 * 0,236 = 247,8

1.050 * Y = 1.050 * 0,0705 = 74,02

X = Tipo cotización contingencias comunes empresa (23,6%.

Y = Tipo cotización desempleo conjunto empresa y trabajador (7,05%)

Ahorro total mensual = 247,8 + 74,02 = 321,82 €

Ahorro total primeros 12 meses = 321,82 *12 = 3.861,84 €

Cantidad a pagar a la seguridad social durante los primeros 12 meses del contrato una vez descontada la bonificación:

1.050 * Z = 1.050 * 0,056 = 58,8 €/mes * 12 = 705,6 €/año.

Z =Cotizaciones contingencias comunes trabajador, FOGASA y F.P. (4,7 + 0,2 + 0,7 = 5,6%).

Cantidad a pagar a la seguridad social tras los primeros 12 meses del contrato una vez superada la fase bonificada:

1.050 * K = 1.050 * 0,292 = 306,6 €/mes * 12 = 3.679,2 €/año.

K =Cotizaciones contingencias comunes empresa y trabajador, FOGASA y F.P. (28,3 + 0,2 + 0,7 = 29,2%).

Conclusiones:

1.- Durante los 12 primeros meses, el ahorro de la bonificación por contratación indefinida en el régimen general es de 3.861,84 € mientras que con la fórmula del autónomo colaborador ese ahorro se reduce a 1.735,92€.

2.- El coste total de cotización a la seguridad social durante los primeros 12 meses, en el caso de la contratación indefinida en el régimen general será de 705,6 €, y en el caso del alta como autónomo colaborador familiar será de 1.735,92 €.

3.- A partir del primer año, segundo año, el coste de cotización anual de ambos modelos serán los siguientes:

– Autónomo colaborador: (144,66 * 6) + (212,49 * 6) = 867,96 + 1.274,94 = 2.142,9 €

– Contratación indefinida régimen general: 1.050 * 0,292 * 12 = 3.679,2 €.

4.- En el año tercero y siguientes el coste de cotización anual de ambos modelos serán los siguientes:

– Autónomo colaborador: 283,32 * 12 = 3.399,84 €

– Contratación indefinida régimen general: 1.050 * 0,292 * 12 = 3.679,2 €.

LUEGO LA CONTRATACIÓN DEL CÇONYUGE O FAMILIAR A TRAVÉS DE CONTRATO INDEFINIDO, SÓLO ES MÁS BENEFICIOSO ECONÓMICAMNTE DURANTE EL PRIMER AÑO DE VIGENCIA DE ESE CONTRATO.

Nota metodológica: En los cálculos del coste de cotización de un contrato indefinido en el régimen general, no se ha tenido en cuenta la cotización por contingencias profesionales, que dependen del tipo de trabajo desarrollado y que se incluyen en la disposición adicional cuarta de la Ley 42/2006, de 28 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para 2007, en redacción dada por la disposición final quinta del Real Decreto-Ley 28/2018, de 28 de diciembre.

Autor: José Antonio Fernández Navarrete