Todos conocemos que la normativa en materia de pensiones de jubilación, permite a los trabajadores que cumplen ciertos requisitos, acceder a la jubilación de manera anticipada a la edad establecida para ello. Sin embargo, son muchas las dudas que se plantean en esta materia de la jubilación anticipada cuando tratamos el caso de los trabajadores autónomos.

Por esa razón, vamos a intentar aclarar esta cuestión en este artículo.

El Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, en su artículo 208, regula la jubilación anticipada voluntaria, que sería el supuesto que nos ocupa.

En el citado artículo, se establece lo siguiente:

El acceso a la jubilación anticipada por voluntad del interesado (empresario autónomo en este caso) exigirá los siguientes requisitos:

a) Tener cumplida una edad que sea inferior en dos años, como máximo, a la edad que en cada caso resulte de aplicación para la jubilación ordinaria.

b) Acreditar un período mínimo de cotización efectiva de treinta y cinco años. A estos exclusivos efectos, se computará el período de prestación del servicio militar obligatorio o de la prestación social sustitutoria, con el límite máximo de un año

c) Una vez acreditados los requisitos anteriores, el importe de la pensión a percibir ha de resultar superior a la cuantía de la pensión mínima que correspondería al interesado por su situación familiar (Cónyuge a cargo o no) al cumplimiento de los sesenta y cinco años de edad. En caso contrario, no se podrá acceder a esta fórmula de jubilación anticipada.

En los casos de acceso a la jubilación anticipada, la pensión será objeto de reducción mediante la aplicación, por cada trimestre o fracción de trimestre que, en el momento del hecho causante, le falte al trabajador para cumplir la edad legal de jubilación, de los siguientes coeficientes en función del período de cotización acreditado:

  1. Coeficiente del 2 por ciento por trimestre cuando se acredite un período de cotización inferior a treinta y ocho años y seis meses.
  2. Coeficiente del 1,875 por ciento por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a treinta y ocho años y seis meses e inferior a cuarenta y un años y seis meses.
  3. Coeficiente del 1,750 por ciento por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a cuarenta y un años y seis meses e inferior a cuarenta y cuatro años y seis meses.
  4. Coeficiente del 1,625 por ciento por trimestre cuando se acredite un período de cotización igual o superior a cuarenta y cuatro años y seis meses.

Ejemplo práctico:

Un autónomo que ha cotizado 35 años, decide jubilarse anticipadamente en 2019 a la edad de 64 años.

En este caso se cumple el periodo necesario de distancia entre la edad de jubilación anticipada y la edad legal de jubilación. En el año 2019 la edad legal de jubilación es de 65 años y 8 meses, por tanto, en este supuesto el trabajador autónomo podría solicitar la jubilación anticipada al faltarle menos de 2 años para alcanzar la edad de jubilación.

En cuanto a la cuantía de la pensión, si por ejemplo la base reguladora calculada a partir de las cotizaciones de los últimos 22 años cotizados (cifra utilizada en el año 2019), fuera de 790 €, la pensión anual sería de 11.060 € (790 x 14 pagas).

Sin embargo, debido a que aún le faltarían 7 trimestres para alcanzar la edad de jubilación no anticipada, su pensión se vería reducida en un 14% (2% x 7 trimestres), es decir, la pensión final resultante sería de 9.511,6 € al año.

Fuente: Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social

Autor: José Antonio Fernández Navarrete