En esta sociedad globalizada donde todo surge y avanza de forma rapidísima, o estas en el mercado y te adaptas para ser competitivo o estás fuera; es simplemente así de claro…

Cuantas veces hemos escuchado “Yo no tengo competencia ó competidores ó estos no existen” o “La competencia es mala”. Pues en esta sociedad que nos toca vivir la competencia puede ser positiva, positiva porque puedo aprender de ella, y de eso trata la estrategia de marketing llamada BENCHMARKING o análisis comparativo.

          ¿Qué puedo hacer para estar en un mercado tan competitivo como el actual?…

Pues una idea es utilizar el “Benchmarking” “Buscar al mejor en cualquier parte del mundo y compararse con él, para mejorar”. Es luchar por ser el mejor de los mejores…

Así pues el “Benchmarking”, es el proceso sistemático de investigar, identificar, mejorar gestión, comparar y aprender de las mejores practicas de otras empresas, organizaciones, negocios, sean o no del mismo sector que el mío, analizando ordenadamente el conjunto de factores que inciden en el éxito de ellos/ellas (empresas), aprender de sus logros y aplicarlos en nuestro proceso o procedimiento del día a día como mejora.

          Se trata pues de  “Aprender lo mejor de los demás (mejores practicas), para aplicarlo en nuestra propia mejora, y ser así más competitivo”.

Hay que tener en cuanta que esta estrategia de marketing, es un proceso lento, continuo, costoso y que requiere paciencia, conocimientos y mucho talento, y que a la larga, supondrá una oportunidad de innovación y mejora de nuestra empresa. Aunque parezca una paradoja, dicho proceso ha de llevarse de forma rápida pues los ritmos del mercado son vertiginosos, por ello solo algunas empresas consideran a esta estrategia como mejora de la excelencia empresarial.

Jesús de  Nolasco Nogales