Este artículo, pretende dar respuesta a una pregunta que muchas veces nos hacemos como españoles: ¿Qué vendemos al resto del mundo?.

Nuestra tradicional idiosincrasia sobre los logros de nuestro país, a veces, nos hace ver con demasiado pesimismo el peso de nuestra economía a nivel mundial, y a dar por supuesto ciertos tópicos a cerca de nuestras exportaciones que no siempre son ciertos.

Por esa razón, para destruir algunos tópicos y afirmar otros, hemos preparado este artículo, basado en datos empíricos recogidos del Atlas de comercio internacional elaborado por el MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts).

Yendo al grano del tema que nos ocupa, lo primero que debemos saber es que España ocupa el 16º puesto mundial entre las economías mundiales más importantes por su volumen de exportaciones, por tanto, somos una economía compleja y diversificada dentro de un contexto de comercio internacional cada vez más complejo y diversificado en productos y países.

Por ejemplo, en el año 2014, nuestro país exportó 299.000 millones de dólares e importó 342.000 millones, lo que supuso un déficit en nuestra balanza de pagos de 42.500 millones. Esta cifra significa, que nuestro país, pese a ser uno de los más importantes exportadores a nivel mundial, sigue siendo una economía donde las importaciones, lo que compramos a otros países, superan a las exportaciones, lo que vendemos al resto del mundo.

Y esto puede ser así por diversas razones: nuestra dependencia energética de un recurso como el petróleo del cual no somos productores, el tener un sector turístico muy potente que demanda bienes y servicios por encima de los propios de una población no sometida a grandes subidas y bajadas estacionales, nuestra tradicional aislamiento económico que nos ha alejado de mercados que podrían ser propicios para nuestras exportaciones en favor de otros países (como son los casos del mercado del vino respecto a Francia como competidor o el del aceite de oliva con Italia como principal competidor), y otras muchas razones más que no corresponde aquí exponer.

Sin embargo, pese a ese dato en apariencia negativo, como es nuestro déficit en la balanza de pagos, debemos contraponer otros datos, sobre el contenido propio de nuestras exportaciones y su destino, que si nos son más favorables.

En cuanto al destino de nuestras exportaciones, hay un elemento que debemos resaltar, somos uno de los pocos países del mundo (no hay tantos como parece) que es el principal socio comercial de otros dos países, es decir, somos el origen de la mayor parte de productos que estos países compran al resto del mundo. Estos países son Portugal y Marruecos, este dato no significa que sean nuestros principales socios comerciales que son actualmente Francia y Alemania, sino que nosotros somos sus principales socios comerciales, y teniendo en cuenta que en Europa Alemania acapara esa condición de principal origen de las importaciones de casi la totalidad de países, no está mal saber que somos los principales socios comerciales para dos países vecinos tan importantes como Portugal y Marruecos.

En cuanto al contenido propio de nuestras exportaciones, que en principio era el tema principal de nuestro artículo, debemos resaltar como idea principal que los tópicos sobre nuestras exportaciones, que casi todos pensamos se reducen a productos agroalimentario poco elaborados totalmente alejados del sector industrial, cabe reseñar que esa idea apriorística es totalmente falsa y los datos así lo acreditan:

DATOS EXPORTACIONES ESPAÑOLAS AÑO 2014
SECTOR IMPORTE

(Miles de millones $)

PORCENTAJE
Minerales 25,6 8,53
Madera y muebles 1,95 0,65
Metales 27,4 9,13
Cerámica y vidrio 6,77 2,26
Aceites vegetales 4,99 1,66
Papel 6,32 2,11
Frutas y verduras 19,1 6,37
Productos de origen animal 11,1 3,7
Alimentos transformados 16,1 5,37
Armas 0,289 0,09
Calzado 3,11 1,04
Artículos de piel 2,51 0,84
Textil 11,6 3,87
Transporte (vehículos, repuestos y accesorios) 57,4 19,13
Maquinas 41,4 13,8
Arte y antigüedades 0,491 0,16
Metales preciosos 2,98 1,00
Productos químicos 35,6 11,87
Instrumental de precisión 3,81 1,27
Plásticos y caucho 17,00 5,67
Otros 4,46 1,49
total 299,98 100

De estos datos, se puede destacar que nuestras exportaciones son más complejas de lo que en principio se piensa mayoritariamente, y cabe señalar las siguientes cinco características más importantes:

1.- Que nuestras exportaciones más importantes corresponden a sendos sectores industriales, el del automóvil y vehículos de transporte con un 19,13% del total, y el sector de la industria química y petroquímica con un 11,87% del total.

2-. Que el sector agroindustrial, agrícola y ganadero, en su conjunto, sólo representa el 17,1% del total de exportaciones (6.37% frutas y verduras frescas, 3.7% carnes y otros productos de origen animal, 1,66% industria del aceite de oliva y otras grasas vegetales y 5.37% industria alimentaria de transformación como las conservas). Lo cual, desmiente un mito muy extendido que indica que España solo exporta productos alimentarios y poco más.

3.- Que el sector industrial en su conjunto, descontando la industria agroalimentaria, representa el 71,73 % del total de exportaciones.

4.- Que el sector de la industria de la moda y complementos representa un 5,75%, un porcentaje muy digno teniendo en cuenta los procesos de deslocalización tan fuertes que han afectado a este sector en los últimos años.

5.- Pese a que no muchos parecen saberlo, España aún es un país minero como lo fue a lo largo del siglo XIX y XX, un total del 8,53% de sus exportaciones procedente de este sector, del cual sólo se habla en los medios de comunicación cuando las crisis afectan al mismo.

En definitiva, el análisis de estos datos demuestra una vez más que los tópicos no siempre son reflejo de una realidad, y que la realidad de las exportaciones españolas es mucho más compleja de lo que, a priori, pensamos los propios españoles.

Autor: José Antonio Fernández Navarrete