Cada año se tiran millones de toneladas de alimentos y residuos a los vertederos, contribuyendo a crear terrenos baldíos tóxicos y niveles crecientes de gases de efecto invernadero, entre otros problemas. Crear una forma más conveniente de vivir con cero desperdicios y ayudar a la comunidad a prevenir y desviar tanta basura de los vertederos como sea posible es un reto al que cada vez más gente se apunta.

De entre todas las iniciativas están cobrando mucha fuerza las tiendas sin embalajes y tiendas a granel, que en muchos aspectos recuerdan a la de nuestros abuelos.  

Comprar a granel permite comprar lo que necesitamos y escoger el envase/contenedor doméstico que decidamos, evitando el residuo plástico y alimentario derivado de los paquetes standard que no siempre se corresponden a las necesidades del cliente. Cada vez hay más gente que le gusta volver a casa con las bolsas llenas de cosas ricas, metidas en sus “tarros” y comprobar que apenas generan residuos. El “leitmotiv” de estas tiendas es que todo lo que puede venderse a granel es mercadeable, todo lo que pueda evitar el plástico se evita y todos los residuos que puedan reciclarse o reutilizarse se reutilizan.

Además del ahorro, evitar desperdicios, priorizar el uso de bolsas de papel, tela o los propios recipientes que lleva el cliente, a la gente les gusta preguntar e interactuar con otros clientes y con los dependientes en la tienda, creándose una experiencia de compra diferente a la de las grandes superficies. 

En general, y aunque puede pensarse lo contrario, no hay un tipo de cliente dominante o necesariamente concienciado, pueden ser personas mayores que compran sus legumbres para los potajes, vegetarianos y veganos que llenan su despensa con los cereales, familias que compran las harinas para hacer el pan los fines de semana, jóvenes que apuestan por la comida sana y la cocina hecha en casa, padres que compran las chuches para los cumples de los peques, etc…, todo lo cual permite hacer que la tienda sea todo lo variopinta que sea necesario.

tiendas a granel 2

Aunque los productos son más caros y hay menos oferta que respecto a los envasados, fundamentalmente por los volúmenes y el catálogo que manejan las grandes distribuidoras, para mucha gente la opción granel les permite también conocer las condiciones laborales de quien produce, así como los cultivos o como se ha elaborado el propio producto, es decir, se conoce la relación comercial que existe con los productores, de ahí que este tipo de compra va de la mano de la compra local, ecológica y justa priorizándose además, el comercio de barrio sobre los establecimientos de las grandes distribuidoras.

La apuesta innovadora en este tipo de tiendas pasa por el desarrollo de una experiencia de compra más atractiva aún, ya están apareciendo minoristas que se esfuerzan por agregar servicios y productos adicionales a sus tiendas para diferenciarse no sólo de las grandes superficies y la oferta e-commerce si no de otras tiendas a granel. 

Si queréis conocer ejemplos de tiendas granel o Zero Waste como se dice fuera os dejo el siguiente enlace: http://bepakt.com/packaging-free-supermarkets/list/

¡Larga vida a las tiendas a granel!

Autor del Post:

FRANCISCO GERMAN PEREZ LOPEZ

Responsable Técnico del CADE de Teba (Málaga)

Colaborador temáticas IDEAS DE NEGOCIOS de la Plataforma CRECE en la provincia de Málaga