En los últimos tiempos, a raíz de las movilizaciones que han tenido lugar en el sector agrario y ganadero, muchos medios de comunicación han publicado noticias sobre la comercialización de los productos agrícolas y ganaderos, y como se reparten los beneficios de esa comercialización entre los distintos intervinientes en la cadena de valor que se inicia en el productor y finaliza en el consumidor final.

Dentro de las distintas posibilidades de comercialización que existen actualmente, algunos medios han hecho hincapié en las posibilidades que la Ley ofrece a agricultores y ganaderos para comercializar sus productos directamente al consumidor final sin contar para ello con el concurso de intermediarios, y sin la necesidad para ello de disponer de Registro Sanitario ni otros requisitos legales.

Esta forma de comercialización no es nueva en nuestra comunidad autónoma, y ya fue regulada por la Consejería de Agricultura en el Decreto 163/2016, de 18 de octubre, por el que se regula el régimen administrativo y el sistema de información de venta directa de los productos primarios desde las explotaciones agrarias y forestales a las personas consumidoras finales y establecimientos de comercio al por menor. (BOJA nº 210 de 2 de noviembre de 2016).

En ese Decreto se establecía la posibilidad de llevar a cabo la venta directa de 22 productos agrarios, ganaderos y forestales, y además se fijaba una cantidad máxima a comercializar de forma directa en función del tipo de producto, estos productos y las cuantías máximas a comercializar de cada uno ellos pueden consultarse en el siguiente enlace: https://n9.cl/9ak3.

El requisito fundamental que los agricultores y ganaderos deben cumplir para poder realizar estas ventas de manera directa y sin disponer de registro sanitario, es informar a la administración de su intención de llevar a cabo estas ventas y su inscripción en el Sistema de Información de Venta Directa de Productos Primarios de Andalucía (SIVDA).

Los lugares y modalidades de venta que el Decreto permite, son los siguientes:

  • In situ: en la propia explotación.
  • Venta en mercados y mercadillos: bien directamente por las personas productoras, o bien por una persona designada expresamente por aquella.
  • A establecimientos de venta al por menor: Pequeño comercio especializado o no, restaurantes, bares, establecimientos de turismo rural y otros establecimientos.
  • A otros productores agrícolas, ganaderos o forestales.

Repercusiones fiscales de la venta directa:

Vamos a analizar las repercusiones fiscales de la venta directa para el caso que mayoritariamente se da dentro del sector agrícola y ganadero, esto es, el supuesto de un empresario/a agrícola o ganadero que determina su rendimiento neto de la actividad por el método de estimación objetiva y que, asimismo, tributa en el IVA especial de la agricultura, ganadería y pesca (REAGP).

En este caso, cuando los agricultores y ganaderos realicen entregas de productos obtenidos en sus explotaciones a otros empresarios, sea cual sea el régimen fiscal de esos empresarios, es decir estén o no sometidos al régimen especial de recargo de equivalencia, tendrán derecho a percibir de ellos las compensaciones correspondientes al régimen especial del IVA de la agricultura y la ganadería (12% en el caso de la agricultura y 10,5% en el caso de la ganadería). La compensación a percibir por el agricultor o ganadero se reflejará en el recibo que deberá confeccionar el empresario al que se le realiza la venta y que deberá ser firmado por el agricultor o ganadero. Un ejemplo práctico de recibo podría ser el siguiente (*):

Concepto Cantidad Precio Unitario Precio Total
Aguacates 20 Kilos 2 € 40 €
Compensación REAGP del IVA (12%) 4,8 €
Total Factura 44,8 €

(*) El recibo deberá contener también: Nombre y apellidos o razón social, CIRF y dirección del comprador y del agricultor o ganadero.

En el caso de que la venta se realice al consumidor final, ya sea en mercadillos o en la propia explotación agrícola o ganadera, o a otro agricultor o ganadero sometido al régimen especial del IVA (REAGP), el recibo lo emite el agricultor o ganadero eliminando del mismo la compensación especial por IVA, puesto que los consumidores finales no están obligados a efectuar el reintegro de las compensaciones por IVA. Quedaría tal que así:

Concepto Cantidad Precio Unitario Precio Total
Patatas 5 Kilos 1 € 5 €
Total Factura 5 €

Por otro lado, a la hora de determinar el rendimiento neto de la explotación en la declaración anual del IRPF en estimación objetiva (Módulos agrarios). El agricultor o ganadero deberá sumar los ingresos obtenido por la venta directa al resto de ingresos obtenidos y a esa cantidad total resultante, se le aplicará el porcentaje correspondiente al cultivo o ganadería practicado por el agricultor o ganadero, el resultado final de esta operación determinará el rendimiento neto de la actividad, es lo que se conoce como módulo agrario.

Fuente: Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía Y AEAT.

Autor: José Antonio Fernandez Navarrete